You should know...

Mi foto
Llevo 20 otoños sobreviviendo al mundo y viviendo en el medio de la nada, mientras plasmo el mundo en palabras desde mi punto de vista.

viernes, 4 de septiembre de 2015

Querido septiembre.

Ya son 1095 días de aquel septiembre, del primero, del que me dio un giro, del que me afectó hasta la actualidad. Es un buen recuerdo que tiende a repetirse cada tanto, robándome una sonrisa, no voy a negarlo. Es sorprendente como un día puede alterar tanto a una persona, como una fecha insignificante se torna completamente importante e inolvidable para uno. Nunca sabes cuando cambian las cosas, eso es el lado bueno, y malo, de la vida. Es cierto que muchos sucesos existieron entre esos casi mil cien días, es cierto que hubieron muchas dudas, muchos eventos, muchas sorpresas, muchos susurros, muchos encuentros, muchos gritos, muchas risas, muchos problemas con muchas (o pocas, a veces) soluciones, muchas emociones que aún se pueden revivir mediante el recuerdo. No se olvidan, no, es imposible, y más cuando es lo que me ha formado como persona durante el largo camino que llevo de la vida. Me liberé, siempre lo diré, siempre agradeceré por esa oportunidad de liberarme de una situación compleja, de enseñarme a luchar. He dicho últimamente, muchas veces, que no me arrepiento de nada y eso no es nada más que la verdad, me alegra haber vivido todo lo malo y todo lo bueno, ambos me han dejado una o más enseñanzas. Bueno, no sé si es la palabra adecuada, pero creo que es bueno ver la línea del tiempo de la forma en que yo la veo actualmente. Aunque, más que línea, ésto se vuelve un semicírculo porque estamos volviendo al día uno del mil noventa y cinco, volvemos a la situación que nos unió y, hoy en día, agradezco por ello porque siento que es un reflejo de que se puede manejar la situación y que ya hay madurez de ambas partes. No voy a ceder, como me han pedido que lo haga, porque ahora estoy volviendo a ser yo mismo, volviendo a luchar por lo que quiero y, aunque esté mal para otros, para mí está bien y lucharé por eso, sea algo pequeño, intermedio o grande. Joder, he dicho. Sólo necesitaba dejar constancia de ello. Si bien mi vida se ha fracturado, separado, o como prefieran llamarle, en partes, creo que de todas ellas se pueden tomar algo para construir la siguiente y eso estoy haciendo, así que, sepan comprender aquellos que me rodean por decidir no dejar ir algo tan fácil como hice hace un par de meses. Sólo eso. Querido septiembre, vas a ser complejo y yo lo sé, pero voy a arriesgarme a ello, tengo fe y esperanza, la fuerza viene en camino y el resto, bueno, que sea lo que sea, vamos con y contra eso. Querido septiembre, no eres igual a los pasados, tampoco a los futuros, pero no espero que seas menos ni peor, sino lo opuesto, más y mejor. Querido septiembre, necesito que seas mi septiembre otra vez. Querido septiembre...

No hay comentarios:

Publicar un comentario