You should know...

Mi foto
Llevo 20 otoños sobreviviendo al mundo y viviendo en el medio de la nada, mientras plasmo el mundo en palabras desde mi punto de vista.

sábado, 10 de diciembre de 2016

Deseos

Me gustaría que me extrañes, me gustaría saber que me extrañas, que te duele igual que a me dolió a mí, que te diste cuenta que fue un error terminar con todo, que me hablaras para decirme la verdad, para decirme lo que sientes, para decirme que esas frases tristes son por y para mí, que me piensas, que recuerdas lo vivido y los planes por realizar. Pero son sólo deseos. No va a pasar y lo sé, pero, aún así, no puedo dejar de imaginar cómo sería. ¿Por qué te cuesta romper tu orgullo, cuando yo pisotee hasta el mío por ti, por nosotros? ¿Por qué te cuesta enfrentarme, como cuando discutíamos? ¿Por qué te ocultas? ¿Por qué huyes? ¿Por qué mientes? ¿Por qué buscas excusas? ¿Por qué? Por último, me gustaría poder abrazarte una vez más, que me sonrías una vez más, que te rías de un comentario estúpido que hago, que me regales un beso como esos en la fase rosa de la relación. Me gustaría decirte todo esto a la cara pero el temor a repetir negativas pasadas me mantiene aquí, sólo hay que seguir adelante, ya es hora... pero sigo deseando eso.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

¿Fuiste la persona que diseñó su propio desastre?

Obviamente, sí. Poco a poco, fui capaz de ir echándole un granito de arena a mi desastre, haciendo que éste creciera lentamente, pero eso sin percatarme de lo que hacía. Y lo peor no es lo mencionado, sino que, cada año, cada mes, el granito de arena crecía un poco y, por lo tanto, el desastre se iba tornando desproporcionadamente mayor. Llegó determinado momento en que lo obvio iba a suceder, el desastre iba a explotar, y así fue, se cumplió, pero eso no quiere decir que haya dejado de crear, de diseñar, el desastre porque, en realidad, si bien explotó, también seguía creándose, seguía existiendo, seguía ahí. Todavía sigo diseñando mi propio desastre y seguiré haciéndolo, es algo que no para jamás, es sorprendente porque no sólo se crea de lo malo, sino con buenas experiencias, que al final del día termina siendo desastre. Creo que todos construimos nuestros desastres, aunque podemos obtener ayuda de otras personas, sean amigos o enemigos, pero siempre depende de nosotros para que decida, o no, crecer.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Cruzo los dedos para que se vuelva a dar.

Y se va a dar, no porque cruce los dedos, no porque se lo pida a Dios, no porque se lo pida al 11:11 ni a una estrella fugaz o un trébol de cuatro hojas. Se va a dar porque vernos despertó lo dormido, como si se tratara de un volcán, así son los sentimientos. Pero no dejes de cruzar los dedos, no dejes de soñar, no dejes de pedirle al 11:11 o a la estrella fugaz. Necesitamos toda la suerte del mundo para no volver a alejarnos. Ya no quiero perderte.

lunes, 12 de septiembre de 2016

Yo nunca he...

dejado de luchar, con y contra la corriente. Yo nunca he permitido que mis sueños se desvanezcan. Yo nunca he abandonado las esperanzas, aunque tenía las razones para hacerlo. Yo nunca he creído que soy mejor que otros pero, sí, tal vez, peor. Yo nunca he dejado de dudar, por todo. Yo nunca he bajado los brazos, nunca me rendí, aunque tuve ganas de hacerlo, millones de veces, sí. Yo nunca he dejado de buscar las respuestas que quiero, que necesito, que se esconden. Yo nunca he optado por abandonar el barco, por más complejo que fuera el camino. Yo nunca he aceptado ayuda, no sólo por mi terquedad, sino porque quiero lograrlo por mis propios medios. Yo nunca he deseado herir, pero me he dado cuenta de que eso pasará igual porque no se puede hacer a todos felices. Yo nunca he dejado de sentir, aunque he deseado, muchas veces, lo contrario. Yo nunca he perdido el miedo, pero supe ocultarlo. Yo nunca he odiado, teniendo razones y queriendo hacerlo, necesitándolo, no he podido. Yo nunca he entendido la mayoría de mis acciones, ni las razones que me llevaron a la realización de las mismas. Yo nunca he descansado lo suficiente, no sólo físicamente, pero mentalmente. Yo nunca he huido, pero lo he necesitado. Yo nunca he dejado de vivir, pero sí me he sentido muerto por dentro. Yo nunca he dejado de amar lo que tengo, lo que quiero, lo que necesito, lo que me rodea. Yo nunca he...

viernes, 9 de septiembre de 2016

Saber sin saber sabiendo.

Ella sabe. Yo sé que ella lo sabe, aunque quiero creer que ella no lo sabe y que yo no sé que lo sabe. Me quiero convencer de que esa información sigue siendo un secreto, de que no sabe de mi delito, de mi error, de mi carga. Pero lo sabe, aunque finja no hacerlo, aunque me haga creer que no lo sabe, aunque lo deje pasar y no permita que eso cambie las cosas. ¿Por qué? ¿Por qué no me dice que lo sabe? ¿Por qué no le importa? ¿Por qué ese amor es más fuerte que el delito? Por esto se puede pensar que es estúpida... o que está totalmente enamorada y dispuesta a seguir intentándolo... pero, sea lo que sea, me agrada que sea así. ¿Por qué? Eso sí que no lo sé. Pero lo demás... lo demás, sí, lo sé.

domingo, 7 de agosto de 2016

Ella es...

Ella es vida, pero es muerte. Ella es inspiración. Ella es mi musa. Ella es mi otra mitad. Ella es mi igual, pero es mi opuesto. Ella es sí y no. Ella es ayer, hoy y mañana. Ella es tiempo y espacio, es todo y nada. Ella es mi sol, es mi luna, es mi universo, es mi cielo y es mi mar. Ella es fuego y agua, es tierra y aire. Ella es amor y odio, es ahora y nunca, es ternura y rudeza. Ella es un sueño y es una realidad, pero también puede ser una pesadilla. Ella es dulce y salado, es agua y aceite, es noche y día, es frío y calor, es cercanía y distancia, es verano e invierno, encierro y libertad. Ella es tantas cosas en una. Ella puede ser la última bala que recibes, o la primera, pero siempre será la que causa impacto. Ella es todo aquello que creías conocer, pero también es lo que jamás creíste sentir, eso que deseabas sin saberlo. Ella es lo que es, es lo que siente, lo que cree, lo que piensa y lo que dice, lo que experimenta. Ella es eso que no puedes perder, es algo especial que no vuelves a ver jamás. Ella es esa persona que te marca, es por quien no vuelves a ser el mismo. Ella es quien te rompe el corazón pero también te lo repara, es por quien luchas sin saberlo, es a quien quieres pero no sabes si tendrás, es lo que necesitas en tu vida. Es ella.

viernes, 22 de julio de 2016

Buscando tu sonrisa estaría toda mi vida.


Estaría toda mi vida buscando tu sonrisa porque es la que ilumina mis días, porque es la que genera la mía, porque me hace feliz, porque es la sonrisa más hermosa de todas, porque es la sonrisa que me enloquece. Es luz, es vida, es tiempo, tu sonrisa es como una máquina que me transporta a los momentos que vivimos, es lo primero que aparece al decir tu nombre, al recordarte, al imaginarte, al sentirte. Buscaría tu sonrisa porque es mi guía, porque me ilumina y porque es parte de ti, porque es una de las razones por las que sigo luchando, porque no verla es la tragedia más grande que mi mundo viviría, porque es tu esencia y uno no puede vivir sin ella, porque tu esencia complementa la mía, complementa mis días y mi vida. No dejaría de buscar tu sonrisa porque... es tuya, no dejaría de hacerlo porque empiezo a creer que es mi misión hacerlo y porque no quiero dejar de hacerlo, incluso aunque sea obligado a hacerlo, no quiero ni dejaré de hacerlo porque la amo, amo tu sonrisa y todo lo que ella implica, porque amo a la dueña de ésta.

miércoles, 20 de julio de 2016

Somos tú y yo contra...

Somos tú y yo contra la vida y la muerte, somos tú y yo contra cielo y tierra, somos tú y yo contra agua y fuego, somos tú y yo contra pasado y futuro, somos tú y yo contra el día a día. Somos tú y yo contra tus inseguridades, los celos, el tiempo, el cansancio y la rutina. Somos tú y yo contra cualquier motivo que desee separarnos, somos tú y yo contra cualquier obstáculo, contra cualquier medida de tiempo, contra todos los pronósticos. Somos tú y yo contra la tristeza, el enojo, la envidia, la negatividad, las peleas, los prejuicios, el miedo, la angustia. Somos tú y yo contra las estrellas, el sol, la luna, los planetas y el espacio. Somos tú y yo contra el mundo.

lunes, 18 de julio de 2016

¿Ángel o demonio?

Tal vez quede como un cobarde pero... le temo muchísimo al concepto de demonio que se conoce popularmente. No me gustaría tener contacto con ellos, pero debo admitir, a su vez, que considero que fui algo cercano a uno cuando hería a todo lo que se acercaba a mí con el objetivo de salir ganador, de salvarme yo, siendo totalmente egoísta, olvidando los sentimientos ajenos. No siempre fui un ángel, tampoco fui un demonio toda mi vida, pero creo que, a mi edad, he tenido pruebas de que soy una mezcla de ambos y, a pesar de que no sea un 50/50, estoy orgulloso de haber pasado por ambos lados. Hoy entendí que es algo normal, algo por lo que todo el mundo puede pasar no una, sino múltiples veces en su vida, que de eso se trata, de ser ángel y demonio a la vez, o de ser ángel en algunas situaciones y ser un demonio en otras. Sin embargo, cada uno tiene una preferencia y la mía es ser ángel, prefiero serlo antes que lo opuesto, no fue una buena experiencia y ya me bastó esa muestra. Tal vez no seré un ángel al cien, pero al menos tampoco soy un demonio al veinticinco. Soy un ángel dentro de lo posible, dentro de lo que puedo, de lo que sé y me gusta así, lo prefiero de esta forma, siendo un demonio sólo cuando es necesario, cuando este lado vence al antes mencionado, cuando es más fuerte, cuando ya no puedo más.

lunes, 23 de mayo de 2016

Mi madre es...

una mujer híbrida entre dos especies bastante conocidas, razón por la que casi digo que soy una extraña mutación, una persona que cometió varios errores, que se olvidó de proteger en su momento. Mi madre es esa persona que debía cuidarme de todo, pero fue la primera que me abandonó. Es quien vino a buscarme cuando ya formaba mi vida propia, quien me hizo buscar un nuevo camino de mi vida por el deseo de no verla y huir. Es a quien no lograba enorgullecer porque hacía cosas que a ella le desagradaban y porque estaba creciendo, porque era rebelde a sus ojos, por luchar por lo que quería, por eso y más. Mi madre es esa mujer que siempre quise evitar encontrar nuevamente en mi vida, es ese ejemplar que no quería como madre de mis hijos y es a la primera persona que casi odié. Sin embargo, hoy por hoy, puedo decir que es esa persona a la que ya perdoné por todo lo que hizo. Es alguien a quien ya no intento comprender ni justificar, sólo... perdonar y dejarle el peso liviano. Es alguien que no formará parte de mi vida, no porque le tenga resentimiento, sino porque ya no la necesito. Mi madre es a la persona que debo agradecer porque, si ella no me hubiera abandonado así, mi vida sería distinta: no me habría adoptado Joana, no tendría a mis hermanos, seguramente no tendría tampoco a mis hijos y, sobre todo, a las amistades que he hecho. En sí, reitero, no tendría mi vida, así que mi madre es la razón de quién n̶o̶ soy y de lo que n̶o̶ quiero para mi vida. Mi madre es mi madre: lo que yo definitivamente no soy ni seré. Mi madre es mi pasado.

martes, 10 de mayo de 2016

Dejé de escribirte cartas.

Dejé de escribirte porque era algo que no merecías, no merecías mis sentimientos y, mucho menos, mis palabras. Dejé de hacerlo porque entendí que merezco algo mejor en la vida, en todos los ámbitos posibles. Dejé de hacerlo porque salí adelante, porque te enterré junto al pasado que finalmente dejé ir y porque, ni en sueños, formarás parte de mi futuro. Dejé de escribirte cartas y todo, en realidad, porque encontré alguien que lo valora más y que lo merece, sobre todas las cosas. Dejé de escribir porque ya no tenía más asuntos, sentimientos o momentos, que plasmar en palabras. Ya no podía escribir de la nada, ya no podía inspirarme. Dejé de hacerlo porque dicen que, si no tienes nada bueno que decir, lo mejor es no decir nada y eso lo he aplicado a la escritura, por eso ya no te escribo. Además... dejé de escribirte porque ya no quería hacerlo, ya no había necesidad.

viernes, 6 de mayo de 2016

Imaginación.

Hojas cayendo de color amarillo o naranja, es lo primero que se me ocurre al leer "imaginación". Seguido de lluvia que cae, a pesar de que el sol ilumina con muchísima fuerza. Y risas, muchas risas, de niños más que nada, mezcladas raramente con algunas de adultos. Un arcoiris que toca el suelo y no se detiene, sino que rebota y vuelve a subir a alturas inimaginables, mezclándose y jugando con las nubes, descansando en ellas también. Y eso es sólo la punta del iceberg que es mi imaginación, en realidad... hay tantas cosas que la representan que siguen después de lo que mencioné que no terminaría jamás porque tengo la seguridad de que mi imaginación es infinita, como la de cualquier otra persona.

sábado, 30 de abril de 2016

Un secreto guardado es un arma inútil.

No es tan inútil, ¿sabes? Un secreto guardado es capaz de torturar la mente de cualquier persona, todo depende de la gravedad del mismo. Y es que, a veces, por un secreto se es capaz de matar, no hay dudas de eso. Un secreto puede unir a varias personas, o también, separarlas. Un secreto guardado es más que un secreto. Es la razón de muchas acciones o de lo que he mencionado anteriormente, es lo que nos hace lo que somos, es parte de todos nosotros y de nadie a la vez, es un acto que involucró a varias personas o no. Un secreto guardado no es un arma inútil para nadie. Es más que eso... mucho más.

lunes, 18 de abril de 2016

¿Por qué la gente pide deseos a las estrellas?

¿Por qué no hacerlo? Creo que el ser humano tiene la necesidad de depositar su fe en algo y/o alguien, y pasa no sólo con las estrellas, sino cuando uno cumple años o cuando el reloj marca el famoso 11:11. Pedir deseos, a pesar de la edad que uno tenga, genera esos momentos de magia e inocencia y es sumamente hermoso. Lo veo como un acto necesario, si soy honesto, además, no te quita tiempo. ¿Quién sabe? Tal vez los deseos que se les piden a las estrellas o a lo antes mencionado sí se cumple, o tal vez no, es cuestión de... creer... supongo.

sábado, 9 de abril de 2016

Las ciudades y sus ruinas.

Roma encontró a quién la armaría a partir de sus ruinas. Berlín halló a quién le haría crear ruinas. Y es que, una vez más, quiero dejar claro que las ruinas no siempre significan algo malo, sino que tiene sus chances para mejorar el mundo de maneras inesperadas. Cada vez, aumenta mi seguridad sobre que las ruinas pueden ser momentos, pueden ser corazones rotos, pensamientos, vidas pasadas, pérdidas de alma, personas que arman y/o desarman. Una ruina puede ser nada y todo a la vez, tú puedes ser una ruina y yo puedo serlo también. Me parece adecuado afirmar que Roma y Berlín son ahora una misma ruina, ¿será correcto? Tal vez no, tal vez sí, lo averiguaré con el tiempo, cuando sea exactamente necesario. Todo el mundo merece tener su ruina y, más que nada, todo el mundo merece encontrar la ciudad que le represente... y la ciudad que le complete. Afortunadamente, yo encontré todo eso.

lunes, 29 de febrero de 2016

¿Es necesario decir cómo nos sentimos?

Me parece que sí. Más que decirlo para que otros lo sepan, creo que es necesario hacerlo para desahogarnos, para no cargar con tanto peso en la mente porque, aunque uno lo niegue, eso empieza a afectarnos seriamente en determinado punto y nos puede hacer peor de lo que imaginamos. Si uno desea, puede no decirlo todo, pero al menos una parte, funcionando como un iceberg. Hay que hacerlo. Por poco que se diga, funciona, al menos, no nos afecta tanto y podemos seguir sobreviviendo, o eso me parece. El tema también radica en a quién se lo decimos, a veces podemos equivocarnos y eso nos complica las cosas luego, así que hay que pensar bien en quién confiamos para decirle ello.

sábado, 27 de febrero de 2016

¿Cómo sana un corazón roto?

Existen tantas formas en las que un corazón roto puede sanar. A veces pueden sanar con otro corazón roto porque con los pedazos de uno y los del otro, digamos que se puede armar un corazón nuevo, un corazón sano. También puede sanarse con el paso del tiempo, a veces funciona muy bien, en compañía de otras personas. Otra posibilidad es que sane en la presencia de un corazón sano que le enseñe a estar lleno y pleno nuevamente. Más que todo eso, la forma en que puede sanar... es queriendo hacerlo, queriendo sanar.

viernes, 26 de febrero de 2016

¿La sigues amando?

No se deja de amar de un día para otro, es tan cierto como el hecho de que el amor se va desgastando debido a ciertas actitudes y me parece que eso es lo que ha sucedido. No niego tener un gran aprecio por su persona y por lo que significó en mi vida, pero eso es todo. El amor que una vez tuve por ella ya no está, al menos si hablamos de ese aspecto romántico en que solía amarla. Sólo queda respeto y cariño por lo vivido, por lo compartido, por lo sufrido y por, como dije antes, la importancia que cada uno tuvo en la vida del otro. Pero ya no puedo, no puedo amarla más, no puedo ni quiero permitirme el quedarme estancado en la ausencia de la felicidad. Así que acá es dónde todo queda claro, donde confieso que ya no existe ese amor tierno, ese amor pasional, ese amor loco, ese amor sincero, ese amor fuerte y duradero. Todo eso, todo aquello que existía por su persona, ya no está... y es una lástima porque me hubiese gustado seguir amándola, pero bien dicen que figurita repetida no completa el álbum, así que supongo que ya va siendo tiempo de depositar aquello en otra persona que me haga sentir, no sé si mejores, pero sí diferentes cosas, en alguien que me haga sentir que sí me ama.

sábado, 20 de febrero de 2016

¿Debes palabras?

Seguramente sí y es que no soy uno de esos tipos que expresa absolutamente todo lo que piensa. Tengo emociones que jamás plasmé, ni por escrito ni hablándolo. Y es que soy de esas personas que piensa que es mejor guardar algunas cosas para uno, es quedarse con un pedazo de ese momento, de esa persona o de ese sentimiento. Te quedas con palabras que te sirven como recuerdo o lección. Hay miles de letras que desearía que salieran de mi boca formando esas palabras que me atormentan pero, a su vez, prefiero guardarlas para que no atormenten a otras personas o porque simplemente las quiero conmigo, quiero y permito que me marquen. Debo muchas palabras a demasiadas personas pero me alegra hacerlo porque es intencional, porque es lo único que prefiero deber y, además, puede que los destinatarios no sepan que les debo, hecho que aún intento averiguar si califica como bueno o malo.

sábado, 13 de febrero de 2016

¿Por qué se acaba el amor?

Porque no se cuida, porque no se prioriza lo suficiente, porque se da por sentado cuando no debería ser así, porque nada es eterno, porque tiene que acabar, o por el simple paso del tiempo. Existen tantas razones por las que se puede acabar el amor y es que, a veces, se pierde la confianza y siempre que eso sucede, el amor comienza a desaparecer. Es completamente normal, aunque estoy seguro que no soy el único que opina que no debería ser así. Sin embargo, creo necesario destacar que el hecho de que el amor se acabe, no significa que no sea verdadero, sino lo contrario. Tengo la creencia de que, si se acaba, es porque tuvo que existir. De ser falso, no se acabaría, en realidad...

domingo, 31 de enero de 2016

¿A qué le tienes miedo?

Es a mí mismo. A la mierda que puedo ser por momentos, a lo egoísta y ciego que soy, a ser feliz y no serlo, a perder o a ganar, a arriesgarme, a retroceder o avanzar, a vencer, a herir o proteger, a matar, a desorientarme. A lo que me gusta y me desagrada, a lo que me vuelve loco y a lo que me tranquiliza, a la guerra y a la paz, al acierto y al error, al grito y al silencio, al cambio y a la estabilidad, a la distancia y a la cercanía, a mis pensamientos y emociones, a la tristeza y la alegría. Al deseo, a la vida, a la necesidad, al amor, al abismo, a la luz u oscuridad, a llorar y a reír, a confiar y desconfiar, a la fuerza, a la gravedad y a lo simple, a ser yo mismo o a no serlo, a disfrutar. Son tantas cosas a lo que le tengo miedo, son tantos temores...

lunes, 25 de enero de 2016

Consejos.

Deja todo como estás, no te arriesgues, pero sigue luchando. No busques peleas, no busques drama, no busques nada más que tu felicidad y lucha por no perderte. Sé que habrán cosas que te joderán pero aguanta, no te rindas fácilmente ante el sentimiento del enojo, lucha contra él porque luego, es probable que el arrepentimiento entre en escena por palabras dichas que no eran sinceras. Si vas a perder a alguien, deja que pase, no retengas a personas que no te quieren en su vida. Sufre por ello, siente la pérdida, y luego, aprende de ella. Al final del día, todo vuelve a morir para nacer cuando un nuevo día aparece, pero hay una excepción a eso: tú. No te dejes morir, es el consejo primordial.

viernes, 15 de enero de 2016

Perdón extraviado.

Perdón por ser egoísta, sin darme cuenta y dándome cuenta también. Perdón por lastimarte con acción y con palabras, por gusto y sin querer. Perdón por dejarte para último y no ponerte como prioridad, nuevamente, en mi vida. Perdón por dejar de luchar por estar cansado. Perdón por ausentarme en momentos que no se repetirán. Perdón por soltar la cuerda, dejándote a ti sola tirando de ésta. Perdón por dejar que todo se arruinara. Perdón por no sacarlo a flote. Perdón por dejar que el orgullo pudiera más que los buenos sentimientos. Perdón por abandonarte. Perdón por fallarte. Perdón por arrastrarte a mi infierno. Perdón por darte donde más te duele, sólo por defenderme y salir en primer lugar. Perdón por dejarte atrás. Perdón por perderte o por dejarte ir. Perdón por las malas cosas que he hecho. Perdón por el caos. Perdón por el amor, la amistad, la paciencia, la ilusión y las oportunidades. Perdón por no saber lo que estaba haciendo y no detenerme por ello. Perdón por disfrutar de lo que tuvimos. Perdón por ponerme orgulloso de ciertas cosas que hicimos o dijimos. Perdón por no demostrar lo suficiente. Perdón por hacer que me eligieras, por permitirte hacerlo. Perdón por quedarme con tus enseñanzas y por no darte de las mías. Perdón por... ¿Por qué estoy pidiendo perdón? ¿A quién le estoy pidiendo perdón?