You should know...

Mi foto
Llevo 20 otoños sobreviviendo al mundo y viviendo en el medio de la nada, mientras plasmo el mundo en palabras desde mi punto de vista.

jueves, 28 de junio de 2018

Para siempre.

Nos prometimos un "para siempre" sin saber que iba a tener este tipo de final, nos prometimos un "para siempre" luego de pasar por unos cuantos "nunca más" que ahora son más reales que la promesa. Nos prometimos un imposible dentro de lo posible, nos prometimos lo que más queríamos, nos prometimos lo que estábamos listos para desafiar. Supongo que a veces las cosas se hacen para romperse y está bien. Una promesa más, una promesa menos. Nos perdono por hacer eso y, sobre todo, nos perdono por realizar esa promesa sin sentido y totalmente llena de fantasía. Y está bien, porque la vida se trata de eso, de mantener los sueños incluso cuando las esperanzas están perdidas, de seguir ilusionado aunque todos te tiren piedras. Y está bien porque es normal que los ganchos empiecen a oxidarse con el tiempo y, si eso pasa, evidentemente van a terminar saliéndose... A veces no hay repuesto para eso. Y lo acepto, ahora lo acepto, y te lo agradezco. Te agradezco por ese pequeño "para siempre", en el que me guiaste lo mejor que pudiste incluso cuando no debías y te herías.

miércoles, 9 de mayo de 2018

Fragmentos.

Y, desgraciadamente, sigues con el poder en tus manos. Y yo sigo con el hermoso trauma ahogándome. ¿Cómo sobrevivir así? Lo tuviste todo conmigo, ibas a tener más... y lo dejaste ir. Y ojalá algún día te des cuenta de que saboreaste lo mejor, pero que es demasiado tarde, porque ahora el sabor está en boca de alguien que valora más el gusto.

miércoles, 7 de marzo de 2018

Y lo hizo.

Recordó que el amarillo me hacía sentir bien, completamente en armonía y paz, que me llenaba de felicidad. Pero eso yo se lo había mencionado, así que no me sorprendió tanto como el hecho de que supiera que amaba y pertenecía a cierta casa de la famosa saga de Harry Potter, a Hufflepuff, porque eso sí que nunca se lo dije. O tal vez, no lo recuerdo, pero apuesto más a mi primera certeza. Y quiero creer que, posiblemente, recordó también un poco de sí misma porque demostró que se mantiene auto-encerrada. Por sobre todas las cosas, recordó cómo soy feliz con pequeñas cosas... capaz. Y lo hizo, hizo todo eso y una pizca más. Y lo agradezco, porque sigue sacándome nuevas sonrisas, esta vez más sinceras que nunca. Lo agradezco porque sigue llenándome el alma con sus palabras en mi defensa, porque un rayo de luz sigue apareciendo e iluminando el camino, mi camino.

viernes, 23 de febrero de 2018

Regla N°1

Nunca te arrepientas de algo. Si lo hiciste, es porque lo querías en su momento. Si lo dijiste, es porque lo sentías. Respeta a tu antiguo "yo", respeta sus decisiones y, sobre todo, asegúrate de que los demás también las respeten.

Nunca te lo dije.

Nunca te lo dije, nunca lo confirmé, pero siempre sentí que lo sabías y, a veces, creo que esperas a que salga de mi boca cada vez que nos vemos. Me da miedo. Nuestra época de enojos y decepciones ya pasó, no quiero volver a eso, no quiero volver a ser ese "yo", no mereces revolver en el pasado pero sé que sí mereces la verdad, que sea honesto contigo. Perdón por no serlo a un cien y solo a un noventa y nueve, pero temo que vuelvas a alejarte si digo las palabras y no quiero volver a arriesgar nuestro hilo rojo por mis errores, por errores que no se pueden enmendar pero sí podría haberlo evitado. Si ya lo sabes, perdóname. Si ya lo hiciste, te agradezco... Pero si es todo lo contrario, si ni siquiera lo sabes... lamento el puñal.